27 May

Se aprobó la ley que promueve la Economía del Conocimiento

Se aprobó la ley que promueve la Economía del Conocimiento

El miércoles 22 de mayo el Senado de la Nación votó por unanimidad la ley que busca crear más de 200 mil nuevos puestos de trabajo de calidad y generar cerca de 15.000 millones de dólares de exportaciones anuales para el año 2030.

La sanción de esta normativa representa un fuerte apoyo a las actividades productivas que se diferencian por el uso intensivo de tecnología y que requieren capital humano altamente calificado. El objetivo de la ley es aumentar transversalmente la productividad y fomentar la creación de empleo de calidad en toda la economía.

La “Economía del Conocimiento” incluye actividades como software, biotecnología, las industrias aeroespacial y satelital, audiovisual, servicios geológicos y de prospección y relacionados con electrónica y comunicaciones, centros de exportación de servicios profesionales, investigación y desarrollo, nanotecnología y nanociencia y la fabricación bienes 4.0. Su productividad tiene un impacto federal ya que todas sus actividades vienen creciendo en distintas regiones del país, con centros de desarrollo e innovación en Bariloche, Tucumán, Resistencia y Posadas, entre otras ciudades.

Entre los beneficios que traerá esta nueva normativa, pueden mencionarse la reducción de los costos laborales para el sector, ya que adelanta el mínimo no imponible que la reforma tributaria prevé para el 2022. Además, otorga un bono de crédito fiscal transferible equivalente a 1.6 veces las contribuciones que debieran abonarse sobre ese mínimo no imponible. Este beneficio, puede utilizarse para cancelar impuestos nacionales, como IVA o Ganancias. Además, contempla una alícuota reducida del impuesto a las ganancias del 15%. Por otro lado, la ley estipula que los exportadores que hayan abonado o se les haya retenido impuestos similares al Impuesto a las Ganancias en el país destino de la exportación, podrán deducir lo pagado contra el impuesto a las Ganancias, obteniendo así un alivio fiscal. La normativa implica una mayor estabilidad fiscal para sus beneficiarios ya que no podrán ver aumentada su carga tributaria total nacional a partir la inscripción en el Registro y durante toda la vigencia del mismo, incluyendo los derechos de exportación. Asimismo, fomentará la creación de nuevas empresas ya que a partir de ahora, aquellas firmas con una antigüedad menor a tres años y categorizadas como micro en el Registro Pyme, pueden ser una actividad elegible acreditando solamente el 70% de su facturación sin necesidad de cumplimentar otros requisitos.

Fuente: Argentina.gob.ar